Buscando Vida Fuera de la Tierra y el Planeta de los Annunaki: ¿Habrá más planetas Tierra? (Un Pasado Diferenre nº 18) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Buscando Vida Fuera de la Tierra y el Planeta de los Annunaki: ¿Habrá más planetas Tierra? (Un Pasado Diferenre nº 18) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Titulo del libro: Buscando Vida Fuera de la Tierra y el Planeta de los Annunaki: ¿Habrá más planetas Tierra? (Un Pasado Diferenre nº 18)

Autor: Oswaldo Enrique Faverón Patriau

Número de páginas: 146 páginas

Fecha de lanzamiento: December 15, 2017

Oswaldo Enrique Faverón Patriau con Buscando Vida Fuera de la Tierra y el Planeta de los Annunaki: ¿Habrá más planetas Tierra? (Un Pasado Diferenre nº 18)

Buscando Vida Fuera de la Tierra y el Planeta de los Annunaki: ¿Habrá más planetas Tierra? (Un Pasado Diferenre nº 18) por Oswaldo Enrique Faverón Patriau fue vendido por EUR 8,50 cada copia. Contiene 146 el número de páginas.. Regístrese ahora para tener acceso a miles de libros disponibles para su descarga gratuita. El registro fue libre.

Cuando se menciona la vida extraterrestre la mayoría piensa en hombrecillos verdes e invasiones alienígenas. Sin embargo, la ciencia que busca vida en otros mundos está viviendo un gran momento gracias, por ejemplo, al descubrimiento de moléculas orgánicas complejas en cometas, nebulosas y el espacio interestelar. Este tipo de moléculas es importante ya que son los constituyentes básicos de la vida. El grado de complejidad en estas moléculas orgánicas es grande, y conduce a los científicos a especular cada vez más que la vida podría ser común a planetas dentro de las estrellas dentro de las zonas habitables.
Muchos científicos creen que deben existir mundos habitables, en la llamada «zona de Goldilocks», donde las condiciones son ideales para que nazca la vida. Según ellos, encontrarlos directa o indirectamente es cuestión de tiempo.
Más de 1.235 exoplanetas esperan para ser explorados fuera del sistema solar, según los científicos que manejan el telescopio espacial Kepler de la NASA.
Cincuenta y cuatro de los planetas están situados en la llamada zona Goldilocks, es decir, el anillo alrededor de una estrella en el cual el flujo de la energía estelar permite a la superficie terrestre de un planeta permanecer a la temperatura adecuada para que exista agua en estado líquido.
Por otro lado, nuestra concepción de lo que es un planeta variaría de aceptarse los nuevos criterios propuestos; esto es interesante porque a la vez nuestros criterios para buscar el noveno planeta de los annunaki cambiaría radicalmente; para empezar el número de candidatos se incrementaría; por ejemplo, nuestro sistema solar pasaría a tener un total de 110 planetas, incluyendo nuestra Luna.
Algunos científicos, liderados por Alan Stern (investigador principal de New Horizons, la misión de la NASA que viajó a Plutón), envió una carta a la Unión Astronómica Internacional (IAU, por sus siglas en inglés) buscando cambiar la definición que el organismo tiene para planeta, que le quitó la categoría a Plutón en el 2006.
De aceptarse el cambio, el total de planetas del Sistema Solar subiría a 110 (en vez de 8), e incluirían a satélites como la Luna o Caronte (satélite de Plutón), y planetas enanos como Ceres.
Los científicos proponen que un planeta sea definido como un «cuerpo de masa subestelar que nunca ha sufrido una fusión nuclear y que tiene suficiente autogravedad para asumir una forma esferoidal descrita por un elipsoide triaxial, independientemente de sus parámetros orbitales». En términos simples, «objetos redondos en el espacio que son más pequeños que las estrellas».
Esta definición indica que para ser considerado un planeta, un cuerpo debe orbitar alrededor del Sol, debe tener suficiente gravedad como para adoptar una forma esférica y debe ser el cuerpo dominante en su órbita. La ausencia de este requerimiento es lo que hizo que desde el 2006 Plutón sea clasificado como un planeta enano.
Nuestra búsqueda de Niburo podría exceder nuestro sistema solar, e incluir a los exoplanetas. Se denomina, planeta extrasolar o exoplaneta, a un planeta que orbita una estrella diferente al Sol y que, por lo tanto, no pertenece a nuestro sistema solar. Los planetas extrasolares se convirtieron en objeto de investigación en el siglo XX.
Los científicos detrás de la nueva propuesta argumentan que la definición de la IAU ha hecho que estudiar cuerpos que «no son planetas» sea poco interesante; todo esto ha devenido en cuestionamientos que aparecieron en el 2015 cuando la sonda New Horizons hizo su acercamiento a Plutón.
Entre las críticas que hacen, a la definición de la IAU, está el hecho de que obliga a que un cuerpo orbite alrededor del Sol, ignorando así a los miles de exoplanetas que se han descubierto orbitando otras estrellas o los llamados planetas vagabundos, que se mueven por el espacio de forma independiente.
De aceptarse el cambio, el hombre pasaría a ser una especie interplanetaria, tras haber visitado la Luna, uno de los nuevos planetas.